lunes, 14 de enero de 2013

A MIS PSICÓLOGOS.

A modo de nota rápida, entre leyes y jurisprudencia, a las 4h de la madrugada, os quería decir algo: Para empezar, no sé muy bien en qué idioma debería decir esto, puesto que me dirijo a dos personas totalmente opuestas en todos los sentidos: Una, castellano-parlante, con raíces paternales "del interior de las Españas" y el otro, parlante profundo y acérrimo del más arraigado valenciano de huerta. Lo haré en castellano, cumpliendo con protocolos y costumbres absurdas. Le cederé el privilegio a la señorita. Bien, sois, ambos, dos personas fundamentales en mi vida. Cada uno, ha dejado una huella exageradamente importante dentro de mi corazón. Cada uno a su manera... Con distintos matices... Desde distintos puntos de vista, desde diferentes posiciones... Variando los modos, pero con un factor común: un "querer" brutal. Me habéis dado, disparando con precisión de relojero suizo, en el epicentro del cuerpo, provocando que cada poro de mi piel exhale ternura por vosotros... Justamente, ambos estudiáis Psicología... ¿Quién lo diría? Echad dos años atrás... Ahora 6 años más... Dejaos llevar por el paso del tiempo... Acelerad... Plantaos en el 2005... 12 añitos... ¿Quién me diría a mi que esa persona con la que aprendí a escribir mi nombre, que compartía pupitre, pelota, bocadillo y colorines conmigo, llegaría a ser quien es hoy, con 20 años, para mi? Y ¿Quién me diría que aquella que, por aquel entonces ni siquiera conocía, iba, prácticamente a alimentarme el corazón? Me encantan las vueltas de la vida y sus repentinos cambios coyunturales... Pero odio las vueltas que le doy yo a las cosas, porque os estaba hablando de que ambos estudiáis Psicología... Después de todo. Después de tantas vueltas. Al final, aterrizamos. Hoy tenéis un examen, la misma prueba. Una evaluación de conocimientos. Un papel blanco sobre el que esbozar líneas. Una simple comprobación analítica y numérica de una tarea memorística bien hecha (ya veis lo que es el sistema...) Sois dos personas jodidamente inteligentes,(y esto no son adulaciones baratas del momento, es la verdad hecha palabra) pero salga lo que salga, cuando hagan el recuento de fallos y aciertos, tanto si el resultado es positivo como si es negativo, no será equiparable a lo que sois en el día a día. Conmigo no cometéis fallos. Nunca. Si hacéis alguna vez algo mal, lo vuestro no son delitos, ni faltas...(Ya tengo que dejar la pizquita del Derecho) Son simples pruebas, pruebas de la vida... La vida, esa a la que tanto le tengo que agradecer... Porque pienso, pienso y llego a la conclusión de que hay un universo, miles de galaxias, planetas, astros... En el planeta en que vivimos, continentes, mares, países, ciudades, pueblos, millones de habitantes... Y, alguien, no sé qué ni quién, me hace toparme con vosotros. Físicamente... Espiritualmente... Os pone en mi camino... en mis 5 sentidos, en mi corazón. Os digo, sinceramente: Un placer, un verdadero placer coincidir en esta vida.



Ambos a la izquierda de la imagen. Esta foto era idónea... Cada "loco" con su tema. Ellos... Sus locuras, sus manías, sus historias... Los psicólogos... Los míos. Dos mundos; dos vidas. Mis días. Mis hombros. Mis sonrisas. Simplemente, mis amigos.   

5 comentarios:

  1. Sin duda los amigos son los mejores psicologos posibles
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Sin duda alguna, una maravillosa manifestación de cariño y amistad.
    Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Son preciosos, todos preciosos. La vida!

    ResponderEliminar
  4. Haré el comentario correspondiente por aquí, más especial…
    Desde el castellano interior, desde allí donde estuviste conmigo hace algunos meses te dedicaré unas palabras, te las mereces.
    A mi Abogada (tratándonos ya como profesionales), soy consciente de todo lo que has plasmado, y me encanta verlo a diario, sentirlo a diario, tenerte a diario. Sabes perfectamente lo que significas para mí, que eres como el aire que respiro, que me haces falta...
    Me ilusiona pensar en que un día dijiste: "Tú", y ahora, somos "nosotras". Hemos pasado muchas cosas juntas, y me hace feliz recordarlas. Poco a poco hemos ido caminando, recorriendo un sendero que no acabará…
    Me encanta recordarte, aun teniéndote al lado, me encanta poder sonreír por ver cualquier detallito con el que te relaciono. Me encanta recordar conversaciones por el “Retiro”, tu postura frente a la Cibeles, tu brazo cogiendo el mío, cruzando la Gran Vía, los probadores de Zara y esa camiseta negra. Te pienso hasta durmiendo. Te tengo presente en cada aliento. Cogerte la mano en el coche, verte llevar los códigos en el brazo, verte salir de la biblioteca, me ilusiona oír cómo vibra el teléfono e ir a mirar si eres tú. Me encanta guardar cosas tuyas en la caja, esa que está guardada a la derecha de mi armario.
    Me emociona pensar en el verano, en vivir a tu lado otro Agosto, incluso con sus cosas malas, ver pasar el tiempo en tus ojos e improvisar viajes a lo loco. Volver a ver el Coliseo, pisar suelo romano, y tener presente la connotación histórica que te caracteriza, en una de las ciudades con más historia contada.
    Sabes que me pongo a pensar y imagino tantísimo… lo único que pido, es que cada momento, situación, historia imaginada, se haga real, que pueda sentirla y vivirla. Quiero vivir lluvias contigo, amaneceres y atardeceres (“que le suspiras al cielo como pidiendo un deseo cuando empieza a atardecer”)

    Eres mi día a día, la última persona que se despide de mi y la primera que me saluda. Eres una gran parte de mi, eres aquella que me anima en noches malas, la que ríe conmigo y llora de felicidad, eres la que crea momentos que recordar, la que me dedica palabras cargadas de amistad, ternura y amor. La que me asalta la mente al observar un futuro conjunto. La causante de mi alegría…

    Soy muy consciente del regalo que me cayó hace un par de años, consciente de lo que tengo a mi lado, de que no puedo dejar escapar a alguien tan valioso. Sé quién eres y qué lugar ocupas.
    Conozco una gran parte de ti, y tengo muchas ganas de seguir descubriéndote, porque lo tuyo no tiene nombre, y porque, tu nombre, comenzó a significar muchísimo hace tiempo. “Laura” siempre tendrá algo especial, algo bonito, algo por lo que sonreír y ser feliz, un pasado, un presente, y un futuro. “Laura” siempre y más allá de lo eterno…

    Porque quererte es un privilegio, y expresarlo, otro.

    Te quiero.

    ResponderEliminar
  5. Bonito, muy bonito!!

    Un regalo de amistad verdadera, aquellos hermanos que no nos dá la vida, los encontramos y escogemos nosotros; eso son los amigos! A disfrutarlos, que la amistad es un tesoro enorme en esta vida!!

    Un petó fort!! :)

    ResponderEliminar

¡Gracias tu aportación!