martes, 10 de julio de 2012

Desajuste mental. LIBERTAD


Celda nº 3. Pasillo - Primera a la izquierda.
-En dos días, libertad con cargos.
-Estado del presidiario: Apariencia externa desmejorada. Pérdida de peso. Rostro con ojeras pronunciadas. Parco en palabras. Proceso mental lento. Falta de concentración y debilidad física evidente.
-Objetos personales del preso: Un libro de texto, de Derecho Eclesiástico, que por idiota y echarse atrás en un examen, se ha tenido que estudiar el acusado, sin ningún tipo de indulgencia ni clemencia aparente.
-Observaciones: Ha aprendido que vale más la vida en si misma y propiamente dicha que un sobresaliente dulcemente trazado en el expediente.

Sé que soy una exagerada, pero soy odiosamente estúpida. Tengo una tendencia horrorosa y obsesiva a querer tener el expediente académico perfecto, cosa que, me estoy percatando que voy a tener que cambiar. Me eché atrás en un examen por no verme suficientemente preparada y aquí estoy, a 10 de julio, encerrada en mi habitación preparándome la dichosa prueba para presentarme en la segunda convocatoria. La mejor manera de definirme hoy por hoy se materializaría en una desagradable mezcla de sentimientos latiendo en mi pecho. Muchas cosas sucedidas en un intervalo de tiempo bastante corto. Me asalta a diario la imponente y eminente necesidad de seguir tatuando mi letra sobre el  papel, prisionero y esclavo de mis manos, del mismo modo que nosotros somos esclavos de las manos de alguien algunas veces. Soy tinta, subyugada y diligente, pero apasionada y fogosa…Soy palabras y oraciones carentes de significado objetivo en ocasiones, pero en otros momentos sometidas a la cruda realidad de los verbos “ser” y “amar”. Cae todo a plomo en la profunda, oscura y maníaca inmensidad del ser...De repente, todo se convierte en frenéticas palabras rotas y en sentimientos desquebrajados albergados en un corazón descosido. Si pudiera escapar de mi misma y por un momento observarme desde fuera, me regalaría varios consejos, acompañados de una cálida caricia de domingo. Hoy, francamente, prefiero escuchar canciones que no versen sobre el corazón, por mucho que me guste fantasear idealizando tesituras que, por ahora, no son más que pseudomomentos. Es curioso, pero la estúpida condición de los terrestres impide ser coherente en ocasiones, e imposibilita el hecho de hilvanar pensamientos razonables para actuar de manera suficientemente racional. 

Fuego. Aire. Agua.
Solo sé que son tiempos progenitores de utopías varias.

Qué ganas tengo de poder pensar con claridad. 
2 días.

9 comentarios:

  1. Evadiéndome unos minutos del estudio, acabo aquí. Solo diré gracias. Quería algo que me despejara de apuntes,libros, esquemas, frases y cosas sin sentido. He pensado que quizá escribieras algo nuevo hoy, y aquí estas.
    En momentos como este mataría a la ciencia y derivados... doy gracias a manos como las tuyas, que de vez en cuando me alejan de todo dejando sus huellas grabadas con dulzura en este espacio tecnológico, carente de sentimientos o emociones, esas que comprenderé mejor algún día haciendo uso de la memoria y el aprendizaje de montones de disciplinas de las cuales, hoy, me quejo aquí..

    Una vez más, GRACIAS, de verdad, de verdad, quería algo tuyo para leer...

    Te quiero, presidiaria por dos días !

    ResponderEliminar
  2. Pues tener un excelente expediente universitario , no es nada malo, ni tener un trabajo en el cual podamos realizarnos , siempre y cuando eso constituya un medio para vivir y no una finalidad , un fin a costa de degradar la vida, el estar , que ser indica permanencia y por tanto falta de cambio y de evolución , se puede estar feliz en los momentos ( pequeños momentos que propiciamos o detectamos )porque estamos en el momento, y aprendemos a parar el tiempo.
    Tal vez es o puede ser mejor un expediente más normal y no padecer la vida ni soportarla y tomar unas directrices que nos permitan el único fin de la vida ¡Vivirla!.
    Laura es un placer leerte cuando escribes ademas de describir y proyectar sentimientos , asombras con tu espíritu analítico.
    Besos y ¡ vive!

    ResponderEliminar
  3. (me gusta el prólogo)
    Tu situación se me hace familiar, somos muchos los expertos en dejar para siguientes convocatorias aquello que no nos sabemos perfectamente... ¡ánimo con ello!
    Por otra parte, las personas somos montañas rusas de sentimientos, unas veces subes apaciblemente y otros caes de golpe, con el vértigo cosquilleando en las pantorrillas. Pero qué aburrida sería la vida si no hubiera pesar.


    ResponderEliminar
  4. Me hiciste recorda un poco al personaje de El ruiseñor y la rosa, un poco esa renuncia a lo "amoroso" para entregarse a lo "racional". Son momentos y nada hay de cuestionable. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. la caricia del domingo es fundamental.
    me quedo leyéndote
    Salud!

    ResponderEliminar
  6. bien escrito y bien pensado. Si queres musica te mando

    http://www.youtube.com/watch?v=843sGpiT5iw

    suerte en el examen aunque creo que ya paso y ademas debo informarte que en mi blog solo se habla de Lauras, tenías derecho a saberlo

    ResponderEliminar
  7. ¿Desde cuándo, me dicta la consciencia, andan parejos amores y razones?
    Recuerdo las noches eternas de insomnio luchando con(tra) los temas irresistibles para el examen.
    No te desanime la barrera de una calificación: Sea óptima, sea deplorable, sea inmejorable.
    Las metas personales, créelo bien, no acaban ni empiezan con un expediente.
    Eso sí, estudia firme: Te conducirá a alcanzar (parcialmente) la plena felicidad.
    Hoy, ya fue domingo. Utopía. Enredo y sinsabor.
    Un abrazo grande, Laura

    ResponderEliminar
  8. Te acuerdas del refran: Si lo vas a hacer hazlo bien? Pues eso, para los estudios, para el trabajo y para la vida, sobre todo para la vida que no se puede aplazar. Venimos al mundo para vivir, y luego para el resto.

    Aqui me quedo pq me gustan tus letras. Pasa cuando quieras!!

    Besos Laura y se feliz!

    ResponderEliminar

¡Gracias tu aportación!