martes, 19 de junio de 2012

Gotitas de pasión

El otro día, rebuscando entre los inescrutables rincones de mis cajones, encontré un viejo perfume. Al verlo sonreí y, dado su bonito diseño, me puse frente al espejo y al más puro estilo de Audrey Hepburn, imitando (tontamente) su peculiar elegancia, me eché unas gotas en la parte derecha del cuello. Los sentimientos que sentí, cuando esas gotas rozaron la zona donde la boca termina dando bocados en momentos de pasión, son inexplicables. Me acordé. Le recordé.
En aquel instante, recreé cada escena. Sus manos, sus brazos, sus muslos...La imagen de su labios y el sonido jadeante su grave voz a dos centrímetros de mi. Frente a frente. Recordé cada gota de sudor, cada palabra susurrada al oído...Cada mirada penetrante y cada impulso violento provocado por un desenfreno que solía terminar en una hecatombe. Demasiada energía fusionada. Dos mentalidades fogosas: Un holocausto sexual. Se me encoge el alma al recordar la forma en la que me apartaba el pelo, en busca de mi boca, para agarrarme la cabeza y besarme de un modo tan violentamete sensual como sólo él sabía. Prometo que me cuesta incluso pensarlo. Me vuelvo loca. Me tiemblan las piernas al pensar en cómo me acariciaba y en cómo me decía: "¡Quédate quieta! - y mientras me sonría, susurraba- Qué guapa eres." Me estremece recordar su sonrisa y el cómo deslizaba suavemente la mano por debajo de la falda. La espalda era su lugar favorito para hablarme de sexo, y su pelo el paradero habitual de mis manos devastadoras.
Tengo muchas deudas con la luna que iluminó aquellas noches. Me desgasta. Me agota. No quiero acordarme. Solo recuerdo su nombre, su olor, su fuerza, su mirada de niño grande, sus palabras sexualmente demoledoras, su risa, su sonrisa, el tacto de sus manos, el olor de su pelo, el cómo me mordía la nariz y cómo me daba besos en el cuello hasta provocarme ataques de locura...
Cuando quise darme cuenta, me encontré tendida en la cama, con la mirada perdida en las fotos que tengo colgadas en el corcho de mi habitación. Volví a la realidad, repentinamente. Miré aquel frasco y me eché de nuevo unas gotas de aquella fragancia que estrené en sus noches, en la palma de la mano. Me las acerqué a la cara y volví a hundirme en su lascivo recuerdo, sonriendo por cada locura cometida y agradeciendo al cielo esos momentos que al fin y al cabo, son los que nutren la vida.
Siempre mantendré que venimos al mundo desnudos, sin nada, y marcharemos dentro de unos años igual. Lo único que nos llevaremos, será un pellejo erosionado por el tiempo. No queda, por tanto, más que vivir...Vivir sumidos en pasión.
Haz el amor, vive, ríe y ama hasta que duela.
Es un consejo.

12 comentarios:

  1. Parece que vuelve la buena narrativa a este blog.

    Está escrito con cariño, tacto, y produce tanta melancolía que no sabes bien si la solución es el tocarse, el largarse o el morirse. Una historia que, muerta, se narra desde la juventud, desde la ingenuidad, como si te hubiera dotado de, aquello que llama Sartre, la esencia vital de la experiencia.
    Un fin que, cíclicamente, se renueva. Ciertamente bueno, Laura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo el consejo :)
    ... y el perfume es? quiero uno igual para mi cumple (o ya mismo, claro)

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  3. Te dejo mi huella y un beso Laura...sigo tus consejos...

    ResponderEliminar
  4. Tus bellas palabras en mi blog me trajeron hasta aquí.
    Leí un par de entradas, creo que tienes mucha frescura al escribir, y a la vez son textos con fuerza, eso me gusta.
    Espero que estemos en contacto, también te sigo.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  5. exacto...somos un olor, un recuerdo

    abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Que lindo escribis Me gustan tus letras tienen el sabor de la magia de tu mente

    ResponderEliminar
  7. Cuánta intensidad, también tuve necesariamente que pensars en los momentos que viviste. Cuánto poder reminiscente tiene un aroma, también una canción, no? Pero la reflexión final es rotunda, disfruta, y no te detengas demasiado a cuestionarte. El tiempo es inexorable. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Eres joven pero sabia.
    Has visto la luz.
    Disfruta de ella.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Qué buena publicidad le habrías hecho al fabricante del perfume si solo hubieras mencionado su nombre xD

    Broma aparte, ya sabes lo que se dice: "la vida no se mide por las veces que respiras, sino por todas aquellas en que te quedas sin aliento". Y pocas cosas hacen jadear tanto como la pasión. Una vida que no se vive apasionadamente, ¿qué es?

    un beso

    ResponderEliminar
  10. Desbordas juventud, irradias pasión. Saboreas los recuerdos, derramas sensuliad y no padeces ni soportas la vida.¡Estás maravillosamente viva! y la vida es para eso , para vivirla.
    Escribes de forma magistral (las emociones que te producen sentimientos )en una hermosa prosa poética.
    Te amenazo seriamente con volver.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. un buen borbotón de pausas, me gusta tu prosa.
    felicidades.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. nada que añadir, nada que objetar...ME ENCANTAAAAA!!! cómo escribes, cómo transmites, cómo dejas que la pasión desgarre cada letra a golpe de teclado...

    Un beso, y mi admiración!

    ResponderEliminar

¡Gracias tu aportación!