miércoles, 13 de junio de 2012

...

Vacío. Eco. Me está calando este puto frío. Objetora de conciencia en relaciones personales.
Que le den al mundo.

A pesar de todo, como se mantuvo en tiempos rebosantes de ignorancia y carentes de gloria, la pena nunca vale la pena.

2 comentarios:

  1. Exacto Laura...la pena nunca vale la pena,tu lo has dicho
    Besos de animo

    ResponderEliminar
  2. Últimamente estoy citando mucho esta máxima de Faulkner que aparece en Palmeras Salvajes y que, a su vez, me parece tan representativa como perniciosamente adaptable al presente de las cosas y, en especial, de las emociones individuales: entre la pena y la nada, elijo la pena.

    Un abrazo, señora.

    ResponderEliminar

¡Gracias tu aportación!