martes, 8 de mayo de 2012

Quererse


Ha dejado de ser arisca ... La dulzura está en los genes. Ya me extrañaba.

2 comentarios:

  1. Pues claro :)

    Eso son buenas noticias al corazón y el ánimo

    Besos abisales

    ResponderEliminar

¡Gracias tu aportación!