lunes, 14 de mayo de 2012

Pernoctar

Presiento que esto de trasnochar va a ser la tónica habitual de la carrera. Es un dulce incordio. Son noches de vigilia sumergida en ingentes cantidades de folios tatuados con miles de conceptos jurídicos, pero que al fin y al cabo no hacen más que poner de manifiesto el núcleo de una tierna y grata juventud. Como dicen en mi tierra: "La nit és llarga i jo sóc jove". Aún así, conforme se vaya acercando el período de exámenes, no será tan positivo mi punto de vista respecto al hecho de pasar noches en vela... La cólera se apoderará de mis estribos, hasta el punto de que la necesidad continua de lanzar exabruptos contra todos los derechos que existen, mande sobre mí. No importa... A pesar de todo, adoro mi carrera. Esto es mi vida.

6.21h de la mañana... Voy a adelantar el informe de Derecho Eclesiástico... Total, ¿Para qué dormir?
Qué duro es esto de ser abogados.


1 comentario:

  1. La nit és llarga i jo sóc jove, però la nit és massa curta pel jove que sóc.
    La idea de pernoctar es agradable, literaria, aunque el día nace con demasiada prontitud. Si levantarse temprano (temprano, temprano, temprano, a lo Guardiola) no estuviera jurídicamente tan bien visto.
    El derecho, sin embargo, aunque es cierto que el pasado año me tentó, no es tan agradable.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

¡Gracias tu aportación!