miércoles, 30 de mayo de 2012

Latidos

Hoy estoy bastante falta de vocabulario. Mi rango de términos connotativo-retóricos es pobre, insolvente...Escaso. No tengo léxico para expresarme. Tengo las ideas sumidas en un revolucionario levantamiento, reclamando la libertad, al más puro estilo cromañón. Mezclo palabras... Tardo en procesar. Mi cara es un poema, y mis ojeras la materialización física de un hondo agotamiento. Tengo demasiada información en la mente. Son esos tiempos, en los que la vida aprieta más que nunca. De algún modo, mi músculo sano me pide entre gritos y haciéndose hueco entre tantas disidencias internas, que le preste más atención. Lo tengo algo abandonado. Con esta puta tendencia de centrarme únicamente en dibujar notas numéricas en el expediente, no escucho sus ruegos y reclamos. Le hago daño. Tiene marcas físicas provocadas por malos pensamientos y magulladuras metafóricas por gratuitas agresiones verbales contra mí misma. Cuando la vida me ahoga, explosiono e implosiono, arremetiendo contra todo lo que encuentro. El primero, mi corazón. Es el que lo paga todo, y al fin y al cabo, el ente que me es más fiel, al ritmo de un titubeante y apaciguador bombeo con el que me recuerda a cada momento que vive conmigo. Tiene mil motivos para abandonarme, para mandarme a la mierda y para jugarme más de una mala pasada. A pesar de todo, sigue estando a mi lado.  Creo que padece el Síndrome de Estocolmo.

domingo, 27 de mayo de 2012

Presión

Ataquito en breves. No tengo tiempo ni para parar a coger aire. Literalmente.




Madre mía...




miércoles, 23 de mayo de 2012

Una de CARPE

Se puede masticar la presión dentro de mi habitación. La tensión me bloquea muchas veces los sentidos, hasta el punto de tener que salir a caminar... A dar vueltas, simplemente, por ahí, cuando la ciudad ya está callada. Ahora mismo, me tiemblan las manos mientras junto letras para componer un melodioso mensaje de socorro que le envío a la vida, buscando que deposite alguna impronta paliativa en mi, y así, calmar mis nervios. No sé a qué acogerme. Lo único bueno que se me ocurre pensar es que todo esto me llevará a ser un buen abogado algún día. Demasiados conceptos en un mismo trozo de papel. Flechas, apuntes laterales, notas marginales (esto último, con permiso del Registro Civil). Se me consumen los días, como un cigarro. Cada vez hay más ceniza... El tiempo, es eso, en definitiva: Un cigarrillo, abandonado en un cenicero. Tiempo... ese fugaz exegeta que nos narra la vida entre carcajadas, sin decirnos que de él depende todo. Si decide algún día detenerse, la vida acaba consigo. ¿Estamos en la vida o vivimos en una esfera de reloj metafórica? Creo que me decanto por la segunda opción. Las miles ostias que recibimos, esas a las que denominamos "palos de la vida", no son más que golpes del segundero, que al compás de un angustiante y enhebrante "tic-tac", nos da un toque de atención, advirtiéndonos de que la pila del reloj, no es eterna, sino que más tarde o más temprano, perecerá. 
Mejor será que dejemos de hacer el idiota.
Concluyo con un popular y explotado "carpe diem".

sábado, 19 de mayo de 2012

A gritos.

Echar atrás, desempolvar recuerdos, indagar en la hemeroteca de la memoria y encontrar canciones como esta. No era consciente de sus palabras en los tiempos en los que me acompañaba a diario.
Grandes.




"...Saltar de la cama, luchar tu mañana, mirar a la cara, que no debes nada.
Salir a la calle sin la tontería, sacando de dentro entera tu vida."


viernes, 18 de mayo de 2012

Recopilando


Mi habitual visión odiosamente atildada me empuja a recordar ... A recordar canciones para el dolor y la nostalgia, conversaciones profundamente intensas y de contenido violentamente penetrante para el corazón... A recordar abrazos temblorosos y voces entrecortadas... Las penas flotando en el café... Nuestros viajes improvisados en autobús y zapatillas... La falta de pena y la ausencia de gloria... Las lágrimas que brutalmente impactaron en nuestro pecho rompiendo el vacío y el eco del silencio... Esas lágrimas que solo yo escuché. Las carcajadas faltas de aire y las miradas incandescentemente eternas... Las noches de vigilia velando por su sueño alterado... La sangría y las sandeces cometidas por ella... La playa... Las olas... Los suspiros del sol. El mar alicantino a las cinco de la mañana... Las noches interminables. Las cartas... Los silencios. Las pausas necesarias. Las despedidas... Las miradas al cielo. Esa estrella única que, vacilante, flota en el firmamento. Las flores. La pasión recluida... Las sorpresas. Los lascivos piropos concupiscentes... La fogosidad. El miedo. La retórica... Las fotografías. Las casualidades... Las señales de un destino incierto... El hecho de desnudar dudas. Su melena rizada... La amistad... Sus zapatos de ballet. Sus dibujos colgados en mi pared. El amor de niño pequeño... El cariño de un hermano. El erotismo tatuado en el talante. La joven sublevación potencial de la líbido... Los besos. La inquietante sedición hormonal propia de una tierna juventud. La sinrazón. Las ganas de gritar. Los detalles. La excelencia constante y perseguida.  El verano... El madrugar del sol... Mi colección de amaneceres. Los momentos estrella grabados a fuego en mis retinas. Los deseos... Los sueños... El amor.





A la izquierda, dos autoras de mis mejores momentos. Dos grandes amistades.

Tic. tac


miércoles, 16 de mayo de 2012

Lady

Me suena... Hubo alguien que me describía así.



Retrato



lunes, 14 de mayo de 2012

Pernoctar

Presiento que esto de trasnochar va a ser la tónica habitual de la carrera. Es un dulce incordio. Son noches de vigilia sumergida en ingentes cantidades de folios tatuados con miles de conceptos jurídicos, pero que al fin y al cabo no hacen más que poner de manifiesto el núcleo de una tierna y grata juventud. Como dicen en mi tierra: "La nit és llarga i jo sóc jove". Aún así, conforme se vaya acercando el período de exámenes, no será tan positivo mi punto de vista respecto al hecho de pasar noches en vela... La cólera se apoderará de mis estribos, hasta el punto de que la necesidad continua de lanzar exabruptos contra todos los derechos que existen, mande sobre mí. No importa... A pesar de todo, adoro mi carrera. Esto es mi vida.

6.21h de la mañana... Voy a adelantar el informe de Derecho Eclesiástico... Total, ¿Para qué dormir?
Qué duro es esto de ser abogados.


martes, 8 de mayo de 2012

Quererse


Ha dejado de ser arisca ... La dulzura está en los genes. Ya me extrañaba.

lunes, 7 de mayo de 2012

Lento

Me ha costado asimilarlo, pero hoy me he visto sola ante la burla crónica de la vida. El trueno interno ha sido considerable, tanto que todavía resuena el eco dentro de mí. La vida ha dejado nuestra partida en un estratégico "jaque al rey"... No lo he visto venir. Sus ostias suelen ser así de repentinas... Me encuentro justo en el punto y aparte de un poema fingido y adulterado.... Disonante. Desleal a los llantos y peticiones del corazón. La vida está  poblada de manera masiva por apocados pusilánimes cuyo único fin es vivir de renta ( o al menos eso es lo que figura en sus estatutos morales - si es que se puede hablar de "moral". Creo que hoy por hoy, eso no es más que una utopía. Soy demasiado idealista-). No entiendo porqué brindo tanta importancia a este asunto. La definición de la vida propiamente dicha es pomposa y grandilocuente... Y para mí es eso: Un portentoso y retórico regalo. Quiero vivir. Al fin y al cabo nunca más volveremos a pasar por esta Tierra. Somos forasteros de paso... Nómadas efímeros. Perecederos. Finitos.

Vivir. Quemar el corazón a base de sensaciones, hacer el amor y querer hasta que duela.
Únicos fundamentos. No hay nada más bonito que vivir despacio. Lento, todo es mejor.

viernes, 4 de mayo de 2012

Defectos propios

Lo vuelvo a colgar, por un asalto pertinaz de mostrar al mundo, de nuevo, los defectos propios... Hoy, todo me da igual.

Suelen decirme que pienso demasiado y que me obsesiono con el trasfondo de la vida... Que tengo mal despertar y que tardo mucho en ducharme... Que duermo muy poco y que siempre llego tarde... Que puedo aparecer en cualquier parte... Que tengo mal carácter... Que me importa el "qué dirán" y que me emborracho con "nuncas", sin pensar que cuando digo "de esta agua no beberé" siempre me bebo dos barriles... Que soy muy pasional y difícil... Que soy complicada, pero muy simple... Que soy bohemia y de mente cerrada... Que soy sensible y que no doy los buenos días... Que soy tan perfeccionista que peco de "tiquismiquis"... Que soy muy cabezota y que los sentimientos exhalan por cada poro de mi piel muy fácilmente... Que soy muy transparente y que llevo tatuada la concepción vital de vivir rápido y lento a la vez... Que me echo demasiada azúcar en el vaso de leche... Que mi hermano me quiere más que a nada... Que mi habitación es un museo de incoherencias... Que tengo la maldita tendencia de querer caerle bien a todo el mundo... Que sufro incontinencia verbal crónica... Que soy excesivamente detallista y que soy capaz de ver lo que nadie ve... Que aguanto la mirada... Que amo con locura y esa locura me anula la razón muchas veces...Que salgo bien en el carné de identidad... Que discuto mucho con mi madre y que madre solo hay una... Que de los silencios incómodos hago estudios propios... Que odio a la gente sin metas y el agua con gas... Que metafóricamente sufro de Cardiomegalia y que me gusta mucho la Filosofía... Que me encanta la retórica y que tengo mucho rollo... Que al cruzar la calle me fijo en la longitud de las líneas del paso de cebra... Que soy odiosamente observadora... Que la sensibilidad se apodera de mí todos los días.. Que siempre veo figuras en las nubes... Que soy una obsesa de los atardeceres... Que cuando bebo me pongo dulcemente agresiva... Que no me gusta estar sola en casa...Que me cuesta mucho despertarme y que mi lado bueno es el izquierdo... Que idealizo demasiado... Que me pierdo entre acordes al tocar la guitarra... Que me tomo los Ibuprofenos de dos en dos... Que sueño con chocolate y con manos grandes... Que bebo más café que agua... Que me gusta andar descalza... Que no tengo paciencia ninguna y que me desespera la espera... Que tengo el acento muy cerrado... Que tengo las piernas bonitas... Que el tiempo se nos escapa... Que el sexo es vida, que la vida solo es una, y que la una de la madrugada abandonó la esfera del reloj hace tres horas... Que mi abuelo me observa desde arriba... Que los dulces no engordan, sino que engordo yo... Que no me gusta andar y que me da miedo el silencio... Que siempre le busco una respuesta a cada incógnita, y que si no hay incógnita, yo la planteo... Que tengo una capacidad de sacrificio brutal... Que cuando me enfado digo más palabrotas que veces respiro ... Que cuando respiro cambia el mundo... Que cuando hablo, aunque sea en voz baja, algo se rompe... Que cuando escribo, cautivo... Que cuando lloro, hago llorar... Que cuando río, contagio... Que si enfurezco, mejor apartarse... Que soy presa fácil de la fauces del amor y que no me gusta el olor a gasolina... Que me encantan las tormentas... Que tengo miedo al vacío y que me encantan las margaritas, hasta tal punto que viviría en una de ellas... Que no me gustan los fideos y viviría con leche condensada... Que duermo sin pantalón del pijama y siempre me quemo los brazos al freír un huevo... Que soy muy buena fotógrafa y que tengo los pies pequeños... Que seré un peligro al volante y que arraso con la coca-cola... Que siempre llevo falda y lloro mientras bailo... Que mi segunda piel son unas medias... Que adoro mi biblioteca... Que colecciono marcapáginas y odio dormir con calcetines... Que siempre llevo los ojos negros... Que me calman los lugares con agua... Que me gasto mucho dinero en chicles... Que tengo el pelo muy suave y la suavidad me caracteriza... Que siempre tengo ganas de bailar... Que me gustan los espejos y la Historia... Que al comer siempre me mancho... Que en verano mi piel brilla cuando se me seca la sal del mar sobre la piel...Que viviría en la playa y sin embargo, siento un feroz terror por la alta mar... Que me dan miedo los parques de atracciones y que me encanta dormir en el sofá... Que nunca bajo la persiana y que adoro los días de lluvia... Que soy muy inteligente y luego soy la más imbécil del mundo, hasta tal punto que mi intelecto se equipara a la densidad material y física de un suspiro...es decir, a nada. Que saco buenas notas y luego me burlo de la vida... Que me dan miedo las alturas.. Que vivo en una constante metáfora... Que amo la literatura y que me casaría con ella... Que adoro a la gente que ve dos soles en los ojos de alguien... Que odio a los que alquilan corazones y rompen sus cristales... Que me muerdo las uñas y tengo miedo a la oscuridad... Que daría la vida por la gente que quiero... Que no veo lágrimas, sino gotas de vida florecer de un sentimiento... Que no siento, sino vivo... Que no miro, sino observo... Que no canto, sino hablo alegremente... Que no suspiro, sino hablo a gritos en silencio... Que si no respondo, malo... Que si no escucho, mejor callarse... Que si estoy nerviosa, hay que dejarme... Que vivo sin vivir y que dentro de unos años, seré el punto de la "i" de un sincero "te quiero" al que le faltaba base...al que le faltaba fundamento...al que le faltaba yo y de quien yo carecía.
Tremendo acopio de corrientes intrascendencias vitales sin fundamento ecuánime... Declaración de independencia contra las garras de la vida... Manifestación evidente de la madurez que acompaña a las diecinueve primaveras que dibujan los años en mi piel... Confesión que subyace de una madrugada plagada de emociones fuertes... Sentimiento que echaba de menos...Tal vez porque no lo había llegado a sentir nunca...Tal vez, porque se me había olvidado quererme, simplemente, tal como soy.

martes, 1 de mayo de 2012

Alaska

Tal vez en el limbo, duerma todavía la sombra de tu sonrisa, esa que a día de hoy no puedo ver.  En un intento de elaborar un compendio descuidado de preudo-recuerdos empolvados, sufre titubeante la demora de lo que aun no fue.... Memorias no escritas en ninguna pared. La soledad se pasea hoy por el corazón entre gritos, mientras yo, discuto con la vida... Y cada cual, peleando con su bandera en una contienda de dos...  Yo, con la noche de testigo, bailo con el tiempo, con su velocidad intrínseca llevando por vestido... Huyendo de los deseos y matando por prejuicios... Siendo odiosamente masoca. Resuenan por aquí protuberantes latidos de impaciencia, en un tono cada vez más fuerte... Abro camino al andar, dañándome con la maleza solvente que osa emborracharme a base de crudos interrogantes. Todo lo que pienso, lo guarda bajo llave mi amigo el silencio. Como el día y la noche... Dos enamorados imposibles, que se persiguen mutuamente sin llegar nunca a encontrarse. Así somos. Dos vagabundos merodeando por la vida con la brújula atrofiada. Busco tu Norte... Sin saberlo, tú buscas mi Sur. Registro entre corazones con el pretexto de encontrar la serenidad norteña... Una viril medicina para la sinrazón que hoy sazona mis motivos. Tú buscas el dulce y cálido temperamento del Sur, sin saberlo... Y así estaremos, igual que el día y la noche... Sin encontrarnos. Viajemos a Alaska y allí, sin dormir, desde la barra de un bar desierto, contemplemos la aurora boreal, ese fenómeno en el que la noche y el día se hacen el amor, desprendiendo destellos de una pasión recluida... Tal vez allí, nosotros también seamos compatibles.
Mi corazón me habla de ti constantemente... Charlamos y de vez en cuando, me cuenta historias de mitades, de whisky escocés compartido, de amor desmedido, de culminaciones, de pasiones, de miradas rasgadas, de voces entrecortadas, de sábanas mojadas, de lágrimas ebrias de locura, de manos entrelazadas, de sueños por cumplir... Suelo tomarme un café con él mientras me cuenta todo eso... A menudo coincidimos en los deseos... Vivimos juntos en el mismo cuerpo. Él quiere que lo puebles... Mi piel pide a gritos tu epidermis... Y yo, te quiero a tí.
No es verdad que el tiempo se esté acabando... Queda mucho whisky por derramar, mucho humo que exhalar en conversaciones acompañadas de cigarrillos con sabor a grandes planes... Pero ven. Quiero protegerte de este frío, similar al gélido ambiente de Alaska, lugar al que iremos y desde una habitación de mala muerte, le daremos sinfonía a la aurora... Mi piel con tu epidermis. Latido contra latido. Pasión, por recluirte y vivirte... Sentirte. Brújula rota. Caminos separados. Háblame, querido Tiempo, y dime si es verdad que pones cada cosa en su lugar. Me debes a alguien. Me debes unos ojos, unas manos y una voz. No tardes en cumplir con tu palabra.



Mi Norte; tu Sur