sábado, 14 de abril de 2012

Hasta siempre

De repente, una escala de grises se encarga de teñir las imágenes, ralentizándolas, a cámara cada vez más lenta... Y la vida te grita, a un palmo de la cara, mientras sientes el puto frío tan dentro, que llega a quemar. Un perpetuo e incesante escalofrío se apodera de tu norte y la neblina despoja cada parte de tu vida, robándote poco a poco el alma, en cada lágrima. 
Verso terminado. Corazón eternamente dormido. Ahora el silencio acompaña.

"Cuidarem d'ella".
Lo dejamos prometido

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias tu aportación!