miércoles, 28 de marzo de 2012

Banderas

Creía que lo había perdido todo. Mientras estudiaba Derecho Eclesiástico, aquí, frente a la ventana, contemplando el azul del cielo reflejado en el cristal de mi mesa, me he percatado de que cada vez tengo la mente más acostumbrada a tecnicismos jurídicos... Hace poco más de un año, carecía de nociones sustancialmente contundentes como para calificar mis conocimientos como algo medianamente loable... Ahora, echo un vistazo a mi alrededor y todo lo que hay ya forma parte de mi... El Código Civil, este manual de Derecho Eclesiástico, ese montón de folios tatuados en materia Civil, la LORL, el ladrillo de Derecho Constitucional, mi dosier de Historia del Derecho... Antes no entendía nada de esto... Eran, simplemente, "cosas de mayores". Hoy, son un progreso... Forma parte de mi rutina. Antes, me he asustado... Como ya he dicho, creía que lo había perdido todo... Que me había abandonado mi bien más preciado: Mi retórica. He encendido la radio... Me he puesto a pensar, en el vacío, sin más... Escuchaba una canción... He sonreído, al encontrarle sentido a una frase que nadie en mi casa entendía. Ésta, decía así:

"Si me declaro en guerra dices que no entiendes de banderas..."

La esencia es imperecedera... Innata. Inmortal.
Bendito el que le encuentre sentido a ese verso.
Tengo ganas de poder gritarlo... O susurrarlo. Quiero poder sentirlo y regalar el sentimiento con el que  esas palabras fueron hilvanadas.

Adjunto la canción... Un regalo para los oídos... Y sobre todo, para el corazón.

Rulo y la contrabanda - (ABRIR)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias tu aportación!