miércoles, 28 de marzo de 2012

Banderas

Creía que lo había perdido todo. Mientras estudiaba Derecho Eclesiástico, aquí, frente a la ventana, contemplando el azul del cielo reflejado en el cristal de mi mesa, me he percatado de que cada vez tengo la mente más acostumbrada a tecnicismos jurídicos... Hace poco más de un año, carecía de nociones sustancialmente contundentes como para calificar mis conocimientos como algo medianamente loable... Ahora, echo un vistazo a mi alrededor y todo lo que hay ya forma parte de mi... El Código Civil, este manual de Derecho Eclesiástico, ese montón de folios tatuados en materia Civil, la LORL, el ladrillo de Derecho Constitucional, mi dosier de Historia del Derecho... Antes no entendía nada de esto... Eran, simplemente, "cosas de mayores". Hoy, son un progreso... Forma parte de mi rutina. Antes, me he asustado... Como ya he dicho, creía que lo había perdido todo... Que me había abandonado mi bien más preciado: Mi retórica. He encendido la radio... Me he puesto a pensar, en el vacío, sin más... Escuchaba una canción... He sonreído, al encontrarle sentido a una frase que nadie en mi casa entendía. Ésta, decía así:

"Si me declaro en guerra dices que no entiendes de banderas..."

La esencia es imperecedera... Innata. Inmortal.
Bendito el que le encuentre sentido a ese verso.
Tengo ganas de poder gritarlo... O susurrarlo. Quiero poder sentirlo y regalar el sentimiento con el que  esas palabras fueron hilvanadas.

Adjunto la canción... Un regalo para los oídos... Y sobre todo, para el corazón.

Rulo y la contrabanda - (ABRIR)


jueves, 22 de marzo de 2012

Primeros pasitos

... y llegamos al punto en que el protocolo, las formalidades, los tecnicismos, los nervios, las palabras perfectamente hilvanadas, las expresiones sustancialmente contundentes, los micrófonos, los manuales, los folios, los miles de apuntes y los bolis sin tinta, pasaron a formar parte de la vida cotidiana. Bienvenido, mundo genial de las cosas que nunca había vivido. Bienvenida, vida.

miércoles, 21 de marzo de 2012

Inicios

Por un cuartucho polvoriento con poca luz y lleno de papeles en la C/ La Paz. Lo convertiré en algo grande. Yo misma me encargaré.

martes, 20 de marzo de 2012

Más cerca del cielo

Cuando decía que los días de lluvia eran para mi una pasión sin límites definidos, no era consciente de que esas palabras tuvieran una magnitud tan grande, ni una razón tan fundamentada. Los gritos y las negras palabras han hecho temblar mi alma hoy... La primera reacción ha sido subir a la terraza... Ese lugar que me permite estar más cerca del cielo...Ese lugar donde dicen que no corre el tiempo... Ese lugar donde viven las estrellas...Ese lugar, donde reside mi estrella. He subido simplemente a mojarme, a dejar que el agua me empapara el cuerpo hasta tal punto que no se pudiese diferenciar entre las lágrimas y las gotas de vida que caen de arriba. Parece estúpido, pero estando sola allí, me sentía acompañada... Hoy, el cielo, lloraba dolor a mi lado. Tiendo siempre a vivir sobre una metáfora incesante, pero es algo que me hace sentir bien. Me niego a relegarme a un realismo pragmático, a pesar de que los latidos del corazón cada vez son más lentos. Le hago daño a este huésped permanente que compró mi pecho, y el pobre no se queja... De vez en cuando se pronuncia exteriorizando lágrimas injustificadas que ni siquiera yo comprendo... Pero eso es todo en cuanto hace. Nunca me protesta, es más, me regala sonrisas de optimismo desde dentro. Tiene marcas de violencia verbal y de sentimentalismos extrapolados, pero sigue siendo el único pilar que sustenta mis razones. Es un corazón sensible, pero le admiro... No soy pedante, porque separo su acción de mi modo de actuar. Él, al menos, me quiere más que yo a mi misma a pesar de vivir dentro de mi. Los gritos siguen retumbando por el pasillo. Se me está consumiendo la rabia. No entiendo nada. Tengo el pelo mojado y las manos frías... Todavía tengo los pies empapados por el charco que he pisado esta tarde... No me apetece ni secarme. Tengo los ojos rojos, centrados en un círculo imperfecto de tono oscuro... Sí, se me ha corrido mi habitual sombra de ojos. No sé si ha sido la lluvia o las lágrimas... Tal vez ambas. Me duele la cabeza y tengo mucho trabajo...
Creo que, necesito descansar un rato.

lunes, 12 de marzo de 2012

12

Un mes vista

?

Llevo más de diez minutos sentada en esta silla, con los pensamientos sumidos en la irracionalidad de un sentimiento... Un único sentimiento, tan habitual como el madrugar del sol y tan natural como la vida propiamente dicha. No sé qué escribir... Sería estúpido redactar sobre el vacío...Sobre la incertidumbre... Sobre un interrogante grabado a fuego en la piel de esta dulce disyuntiva. Si, puede que sea interesante, pero no me gustan las películas de suspense... Me asusta, el hecho de no saber qué va después. Pienso como si me pagaran por ello... Con un ímpetu brutal. Puede que parezca absurdo, pero si no lo hago no le encuentro interés a la vida. Es una subordinación necesaria para mi... Y me encanta. La verdad es que tengo miedo... Pero al mismo tiempo es un orgasmo metafórico. Nadie sabe el origen de esta sonrisa de imbécil que llevo dibujada en la cara, hace algo más de dos semanas.

sábado, 10 de marzo de 2012

Destaparse...

Suelen decirme que pienso demasiado y que me obsesiono con el trasfondo de la vida... Que tengo mal despertar y que tardo mucho en ducharme... Que duermo muy poco y que siempre llego tarde... Que puedo aparecer en cualquier parte... Que tengo mal carácter... Que me importa el "qué dirán" y que me emborracho con "nuncas", sin pensar que cuando digo "de esta agua no beberé" siempre me bebo dos barriles... Que soy muy pasional y difícil... Que soy complicada, pero muy simple... Que soy bohemia y de mente cerrada... Que soy sensible y que no doy los buenos días... Que soy tan perfeccionista que peco de "tiquismiquis"... Que soy muy cabezota y que los sentimientos exhalan por cada poro de mi piel muy fácilmente... Que soy muy transparente y que llevo tatuada la concepción vital de vivir rápido y lento a la vez... Que me echo demasiada azúcar en el vaso de leche... Que mi hermano me quiere más que a nada... Que mi habitación es un museo de incoherencias... Que soy muy caprichosa... Que tengo la maldita tendencia de querer caerle bien a todo el mundo... Que sufro incontinencia verbal crónica... Que soy excesivamente detallista y que soy capaz de ver lo que nadie ve... Que aguanto la mirada... Que amo con locura y esa locura me anula la razón muchas veces...Que salgo bien en el carné de identidad... Que discuto mucho con mi madre y que madre solo hay una... Que odio a la gente sin metas y el agua con gas... Que metafóricamente sufro de Cardiomegalia y que me gusta mucho la Filosofía... Que me encanta la retórica y que tengo mucho rollo... Que al cruzar la calle me fijo en la longitud de las líneas del paso de cebra... Que soy odiosamente observadora... Que la sensibilidad se apodera de mí todos los días.. Que siempre veo figuras en las nubes... Que soy una obsesa de los atardeceres... Que cuando bebo me pongo agresiva... Que me cuesta mucho despertarme y que mi lado bueno es el izquierdo... Que idealizo demasiado... Que me tomo los Ibuprofenos de dos en dos... Que sueño con chocolate y con manos grandes... Que bebo más café que agua... Que me gusta andar descalza... Que no tengo paciencia ninguna y que me desespera la espera... Que tengo el acento muy cerrado... Que tengo las piernas bonitas... Que el tiempo se nos escapa... Que el sexo es vida, que la vida solo es una, y que la una de la madrugada abandonó la esfera del reloj hace tres horas... Que mi abuelo me observa desde arriba... Que los dulces no engordan, sino que engordo yo... Que no me gusta andar... Que siempre le busco una respuesta a cada incógnita, y que si no hay incógnita, yo la planteo... Que tengo una capacidad de sacrificio brutal... Que cuando me enfado digo más palabrotas que veces respiro ... Que cuando respiro cambia el mundo... Que cuando hablo, aunque sea en voz baja, algo se rompe... Que cuando escribo, cautivo... Que cuando lloro, hago llorar... Que cuando río, contagio... Que si enfurezco, mejor apartarse... Que soy presa fácil de la fauces del amor y que no me gusta el olor a gasolina... Que me encantan las tormentas... Que tengo miedo al vacío y que me encantan las margaritas, hasta tal punto que viviría en una de ellas... Que no me gustan los fideos y viviría con leche condensada... Que duermo sin pantalón del pijama y siempre me quemo los brazos al freír un huevo... Que soy muy buena fotógrafa y que tengo los pies pequeños... Que seré un peligro al volante y que arraso con la coca-cola... Que nadie entiende por qué no quiero comer carne... Que siempre llevo falda y nunca pantalones... Que mi segunda piel son unas medias... Que adoro mi biblioteca... Que colecciono marcapáginas y odio dormir con calcetines... Que siempre llevo los ojos negros... Que me calman los lugares con agua... Que me gasto mucho dinero en chicles... Que tengo el pelo muy suave y la suavidad me caracteriza... Que siempre tengo ganas de bailar... Que me gustan los espejos y la Historia... Que al comer siempre me mancho... Que en verano mi piel brilla cuando se seca la sal sobre esta eclipsada tez morena...Que viviría en la playa y sin embargo, siento un feroz terror por la alta mar... Que me dan miedo los parques de atracciones y que me encanta dormir en el sofá... Que nunca bajo la persiana y que adoro los días de lluvia... Que soy muy inteligente y luego soy la más imbécil del mundo, hasta tal punto que mi intelecto se equipara a la densidad material y física de un suspiro...es decir, a nada. Que saco buenas notas y luego me burlo de la vida... Que me dan miedo las alturas.. Que no llueve, sino que el sol llora de risa porque le hacemos cosquillas con las pestañas... Que vivo en una constante metáfora... Que amo la literatura y que me casaría con ella... Que adoro a la gente que ve dos soles en los ojos de alguien... Que odio a los que alquilan corazones y rompen sus cristales... Que me muerdo las uñas y tengo miedo a la oscuridad... Que daría la vida por la gente que quiero... Que no veo lágrimas, sino gotas de vida florecer de un sentimiento... Que no siento, sino vivo... Que no miro, sino observo... Que no canto, sino hablo alegremente... Que no suspiro, sino hablo a gritos en silencio... Que si no respondo, malo... Que si no escucho, mejor callarse... Que si estoy nerviosa, hay que dejarme... Que mi vida es mía, sin embargo quiero regalársela a "él"... Que vivo sin vivir y que dentro de unos años, seré el punto de la  "i" de un sincero "te quiero" al que le faltaba base...al que le faltaba fundamento...al que le faltaba yo y de quien yo carecía.
Tremendo acopio de corrientes intrascendencias vitales sin fundamento ecuánime... Declaración de independencia contra las garras de la vida... Manifestación evidente de la madurez que acompaña a las diecinueve primaveras que dibujan los años en mi piel... Confesión que subyace de una madrugada plagada de emociones fuertes... Sentimiento que echaba de menos...Tal vez porque no lo había llegado a sentir nunca...Tal vez, porque se me había olvidado quererme, simplemente, tal como soy.



miércoles, 7 de marzo de 2012

Disyuntiva

Toda la fuerza mental y la capacidad cognitiva de tener la noción espacio-temporal controlada, me la anula con un simple atisbo concupiscente... Y lo más lindo es que es sin premeditación... Sin darse cuenta... Difuminando la situación con pinceladas de estridente dejadez, tanto, que desde aquí se oyen los golpes bajos... Para mí no habla, sino que lanza palabras al aire...Vocablos y enunciados que yo cojo al vuelo y reúno a mi modo, componiendo las líneas que yo quiero... Dicen que de graves errores y embustes está cargada la Historia... No iba a ser menos la mía, ya que queda relegada, inexorablemente, al subsuelo vital... A la temática más mundana... A jóvenes historias que no hacen más que corroborar las lascivas teorías de Freud... Todo gira entorno al mismo rojo epicentro...  Todo acto tiene un fin en si mismo, y todo fin conlleva un riesgo.
Situación que es un cómputo perfecto de la más odiosa ilusión. Conjetura que me cansa. Coyuntura que engloba una postración mental injustificada.
Se me está acabando la paciencia.