sábado, 25 de febrero de 2012

"Que te vaya bonito"


Los comentarios vitales resuenan por cada rincón de mi cabeza como si fueran momentos materializados, dando botes a modo de una pelota de tenis en un campo de tierra... Levantando contundentes nubes de polvo cada vez que el pensamiento impacta contra el suelo de la memoria. Las opiniones llegan como si fueran sucintas recensiones de la más vieja experiencia, sin saber que cada mente es diferente... Sin saber que cada corazón bombea de una manera. Es extraña, y al tiempo inconcebible la cantidad de sentimientos que pueden llegar a agolparse en el pecho en cuestión de horas... La putada es no saber discernir entre unos y otros... El paulatino ejercicio del consuelo no sirve para paliar el desconcierto... Ni la decadente tristeza cubre el lascivo y concupiscente desenfreno anterior. Aprender, hoy por hoy, no estaría de más… Aunque, al parecer, eso es una ardua tarea… Ni instrospección, ni un detallado estudio cognitivo de uno mismo, ni hacer honor a los fundamentos ontológicos… ¡NADA! Tonterías…Todo estupideces.
Aun así, hago uso de mis mejores deseos. Como dice la canción… "Que te vaya bonito".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias tu aportación!