domingo, 27 de noviembre de 2011

No lo olvides nunca.

Haciendo uso de la ventaja que conlleva saber que eres la persona que más visita mi página personal, no te nombraré... Sabes bien quién eres. Y todo aquel que se inmiscuya en este mar de tinta telemática, conoce también tu identidad.
En innumerables ocasiones, cuando la mente abandona el mundo de de la hipócrita realidad, mi cometido es, inconscientemente, vagar por los recovecos más recónditos de mi memoria y de mi mente... Ya sabes, esos instantes en los que nos quedamos prendados de un punto fijo en el horizonte... Ese estado tan anacoreta y esquivo... Es una etapa momentánea en la que me quedaría para siempre. En esos pequeños segundos transitorios, me cuestiono muchas veces qué fue el detonante que dio pie a todo esto... Pero no me detendré en recordar cada paso que hemos dado, pues de las huellas que hemos dejado en el camino brotan multitud de sentimientos... Cantidad de sensaciones... Por tanto, hablan por si solas y son ellas, hoy, las que entonan la melodía de esta partitura.
Tengo entendido que es absurdo repetir reiteradamente algo evidente... Pero, a título personal, considero que es igual de incoherente no hacerlo nunca. Como ya sabes, no hay nada mejor que un "te quiero" justo a tiempo... Sin pretexto y sin ninguna razón aparente... Simplemente decirlo, emitirlo, es lo importante. Tú ya lo sabes, y conoces bien tu posición en mi corazón: Esencial. Me encanta estar a tu lado e invertir tiempo contigo. Cuando me hablas, oigo tu entonación, el sonsonete paternalmente procedente del interior de las Españas, tu musicalidad, tu ritmo, tu dulzura... Me gusta su constancia, su insistencia, su persistencia, la forma, cantidad y cualidad de cuánto expresas... La verdad, la esencia y la efectividad de lo que dices... Tus juicios, para mi, sabes que son determinantes, pues eres una de las personas más inteligentes que he tenido el placer de conocer en este suspiro llamado vida. Sé, y lidiaré verbalmente hasta despojar a nivel emocional a quien ose pronunciar lo contrario, que brillarás. Tienes todos los componentes y la cantidad exacta de cada uno de ellos para que, en una reacción química perfecta, el cielo te convierta en una de sus mejores estrellas... Tu intelecto, ese que se esconde sutilmente bajo tal deslumbrante y oscura melena rizada, te hará llegar muy lejos... La vida, propiamente dicha, te brindará el camino, y ella desde arriba, te obsequiará con unas alas blancas, para que vueles hasta la cima.
Es un verdadero privilegio haber tenido el honor de acceder a tu corazón... Mi cometido, desde el día que lo conseguí no es mantener encendida la llama... Sino, avivar más y más el fuego... No hay final. Ni para esto, ni para nada. No hay un tope... Ni siquiera la muerte puede jactarse de ostentar el punto y final de una vida. No... Nada termina en ella. Nada concluye, diría yo. Creo en el infinito y en las cosas que se nutren en reverencia suya... Como esta amistad, que sé que seguirá desprendiendo destellos de amor cuando dejemos de formar parte de esta especie llevadera y ya veamos el mundo desde fuera, al tiempo que descansemos plácidamente en una de esas nubes ahora tan lejanas, tan retiradas, tan futuras, tan remotas...
Me encanta que me conozcas tanto y que me estudies en cada sentencia. Me conoces bien y ello, en cierto modo, me tranquiliza, porque a veces, sabes más cosas de mí, que yo de mi misma.
Esta amalgama de vocablos redactados desde un estilo coloreado con pura retórica, dista de ser todo lo que siento por ti... No es nada, prácticamente nada, si lo comparo con el verdadero sentimiento que albergo en el corazón. Pero, a pesar de hacer honor a la oratoria y a la poética, en ocasiones no hay modo de llegar a las propias palabras...Son nuestras, y sin embargo, nos faltan.

Solo decirte, una vez más, que te quiero, y que espero que no lo olvides nunca.




Te prometo esta foto. Juntas.
Te quiero.


1 comentario:

  1. Gracias por ser como eres conmigo.
    Espero que sí, que algún día tengamos una foto allí. Pero lo especial no será lo que tendré detrás, sino lo que tendré a mi lado. TÚ.
    Todo aquello quedará debajo de tu sombra.
    Te quiero muchísimo, y no me canso de decírtelo.

    ResponderEliminar

¡Gracias tu aportación!