miércoles, 12 de octubre de 2011

Lección de igualdad.

Discurso película "Es tiempo de matar".

"Había preparado una recapitulación estupenda… Pero no la voy a leer. Estoy aquí para pedirles disculpas. Soy joven y falto de experiencia, pero no pueden ustedes hacer al señor Carl Lee responsable de mis limitaciones… Verán, entre tantas maniobras legales, hemos perdido algo importante… Y ese “algo” es la verdad. No nos incumbe a los abogados honestos no solo hablar de la verdad, sino que hay que ir tras ella… Encontrarla…¡Vivirla! Mi profesor me enseñó eso…  Pero, ¿Qué hay dentro de nosotros que busque la verdad? ¿Es nuestra mente o es…nuestro corazón? Yo intenté demostrar que un hombre negro podía tener un juicio justo y que somos todos iguales ante los ojos de la ley… Esa no es la verdad, porque los ojos de la ley son ojos humanos, son los suyos y los míos, y mientras no nos veamos todos iguales, la justicia nunca será justa para todos…Seguirá siendo nada más que un reflejo de nuestros propios principios…Así que, hasta ese día, tenemos el deber, ante Dios, de ir tras la verdad… Pero no con nuestros ojos, ni con nuestras mentes, donde el miedo y el odio convierten la verdad en prejuicio… Sino con el corazón. Ahí donde no conocemos otra cosa más que ella.. La verdad.
Quiero contarles una historia… La historia que fundamenta este caso... Les pediré para ello que cierren los ojos mientras se la cuento… Quiero que me escuchen…Que se escuchen a sí mismos. Ciérrenlos, por favor.  Es la historia de una niñita que vuelve a su casa una tarde soleada… Quiero que se imaginen a esa niña... Una camioneta se detiene junto a ella… Dos hombres bajan, la raptan y la arrastran hasta un campo cercano…La atan…Le arrancan la ropa de su cuerpo… Ahora se montan. Primero uno…Luego el otro… La violan, destrozando toda su inocencia y pureza depravadamente entre un aliento de borrachera y sudor. Cuando acaban y cuando ya han destruido su matriz, acabando con cualquier posibilidad de que tenga hijos y de crear vida más allá de la suya, deciden utilizarla para el tiro al blanco, lanzándole latas de cerveza llenas. Se las tiran tan fuerte que le desgarran la carne hasta romperle los huesos… Luego, orinan sobre ella y después… la ahorcan. Tienen una cuerda… Hacen un nudo. Imaginen la soga alrededor de su fino cuello y un repentino golpe que la levanta en el aire mientras sus pies y sus piernas se sacuden sin encontrar el suelo… La rama en la que la han colgado no es lo suficientemente fuerte y se rompe, haciéndole caer, de nuevo, al suelo.  Ahora la cogen…La tiran en su camioneta y conducen hasta el puente del río. Desde allí, la tiran y ella cae, desde unos diez metros, hasta acabar en el riachuelo… ¿Pueden verla? Golpeada… Violada… Su cuerpo roto, empapado en su orina, empapado en su semen y en su propia sangre… Abandonado y tirado para que muera. ¿Pueden verla? Quiero que se imaginen a esa niñita… Ahora, sin embargo, imaginen que fuese blanca… ¿Qué ocurriría con la impunidad de esos malditos malnacidos...?
La defensa ha terminado, Señoría."



2 comentarios:

  1. Me encanta el final :$
    La defensa ha terminado, Señoría.

    Tienes mucho talento, aprovechalo al maximmmmmo :)

    Te vuic.

    ResponderEliminar
  2. Laura, fulminante.
    Lección, no, temario desde hace 3 siglos.

    ResponderEliminar

¡Gracias tu aportación!